Cuando la transparencia no es suficiente

Las redes sociales y el cambio social de los últimos años han provocado que la sociedad demande una mayor cercanía y transparencia de los agentes públicos, empresas incluidas. La tecnología facilita esta tarea: un análisis adecuado de los datos permite conocer a nuestra audiencia y las redes o segmentos de población más interesantes para nuestros objetivos.altavoz-mgt

Sin embargo, los planes de comunicación no siempre sacan todo el jugo a la situación actual. Así, es frecuente que los perfiles de redes sociales sigan siendo canales unidireccionales, sin interacción con el usuario; en vez de escuchar, seguimos gritando nuestra publicidad por un megáfono diferente.

Seguir leyendo

La creatividad es un duro trabajo

La creatividad se ha convertido en el centro de un fuerte debate en los últimos años, con una amplia proliferación de artículos sobre las características de una persona creativa y cómo explotar nuestro potencial interior. ¿Tan excepcional es la creatividad?

No pasa un solo día sin que recibamos cientos de mensajes de fuentes muy diversas, desde medios de comunicación hasta una caricia de nuestra mascota, una conversación con un amigo o el último capítulo de nuestra serie favorita. Nuestro cerebro filtra automáticamente parte de esos estímulos y muy pocos de los restantes perdurarán en nuestra memoria. Solo aquellos que nos han impactado, que nos han sorprendido: de ahí la importancia de la creatividad.

Más que un objetivo, la creatividad es una herramienta que nos ayuda en nuestra comunicación. Siendo creativos comprobamos que el mensaje ha conectado con nuestro interlocutor y ha sobrepasado el océano de estímulos que inunda nuestro día a día. Por eso, sin creatividad no se podría entender la comunicación ni la publicidad.

La publicidad no solo se sirve de la creatividad para realizar anuncios originales y sorprendentes. Una correcta planificación de medios debe adaptarse a los soportes, secciones y horarios más cercanos al sector que nos interesa. Esto solo puede lograrse gracias a un buen trabajo de documentación y creatividad para llegar allí donde nuestro mensaje debe ser escuchado.

¿Y qué sería de la publicidad sin una ejecución brillante? La creatividad no se detiene al conseguir la idea perfecta, sino que hay que plasmarla en la campaña: hay que trabajar igual de duro en la producción, realización y medición de objetivos. La publicidad no reside en las agencias, sino que está en cada uno de nosotros como consumidores. La opinión pública es un complicado agente por conocer, que no puede reducirse a nuestras intuiciones.

En resumen, la creatividad no es una cualidad inherente a las personas, sino que se desarrolla gracias a trabajo duro y constante. Habrá quienes den rápidamente con las mejores ideas, pero resolverlas de forma elegante también requiere de la creatividad que dan años de experiencia. No temas a la hoja en blanco; enfréntate a ella y a los pasos posteriores con seguridad: ese es el camino a la creatividad.