Cómo interpretar los gestos en una conversación

Este artículo es una colaboración de Adrián Lluciá, experto en Sinergología y comunicación no verbal. Por tanto, las opiniones vertidas pertenecen a su autor y no son necesariamente compartidas por la agencia. 

En este artículo vamos a explicar, de manera resumida, pequeños gestos que nos pueden dar pistas acerca de las impresiones de nuestro interlocutor en la negociación mientras le estamos exponiendo nuestras ideas u opiniones. Con las reacciones que podamos ir analizando conseguiremos entrever si el camino que estamos tomando es el correcto o quizás debamos plantearlo de otra manera.

Como este análisis debe llevarse a cabo mientras estamos hablando, voy a explicar algunos gestos dentro de nuestro campo de visión, para que sean fáciles y rápidos de analizar. Nos centraremos, pues, en los gestos que realice la otra persona con su cabeza y cara.

En primer lugar, debemos fijarnos en los movimientos de la cabeza, a través de los cuales conoceremos de manera más concreta su percepción sobre lo que le estamos exponiendo.

Cuando su cabeza suba con el mentón hacia arriba nuestro interlocutor nos estará mostrando una posible superioridad o arrogancia, creando así una distancia entre ambos. Por el contrario, si baja el mentón nuestra lectura tenderá a la inseguridad o sumisión hacia nosotros.

El mentón en la comunicación no verbal

Aquí vemos el gesto en la reina Letizia. ¿Parece con ganas de comunicar o marcando distancia entre ella y la situación que tiene enfrente?

También podremos observar la inclinación de su cabeza, más o menos pronunciada, hacia un lado u otro. Si tiende hacia la izquierda estará sintiendo un mayor bienestar que si es hacia la derecha, donde primarán el control y la vigilancia.

No solo existen estos dos ejes en su movimiento de la cabeza sino que se suma un tercero. ¿No ha habido veces en las que la persona con la que estabais hablando parecía que os miraba prácticamente solo con uno de sus ojos? Esto es porque “adelanta” más uno que otro girando la cara sobre la mejilla izquierda o derecha. Cuando deje ver más el ojo izquierdo posiblemente exista una mayor unión y sintonía que si lo hace con el derecho, vinculado al control y la vigilancia.

El rostro en la comunicación no verbal

En esta foto vemos claramente cómo predomina el ojo izquierdo sobre el derecho de Gabriel García Márquez.

Con estos gestos, en los que nos estaremos fijando durante nuestra intervención, ya podremos saber que si tiene el mentón en dirección ascendente, con la cabeza ladeada hacia la derecha y el ojo derecho predominante… ¡Quizás debamos cambiar el enfoque del tema que estamos tratando!

De repente, mientras continuamos con nuestra exposición, observamos que la otra persona se lleva la mano a la cara y se rasca un ojo. ¿Qué habrá querido decir? Los micropicores suelen ser contradicciones en el mensaje y en este caso es un bloqueo de información. La otra persona acaba de tener una opinión o sensación que ha bloqueado en lugar de hacerla verbal.

Este movimiento inconsciente de la mano a la cara está guiado por la mente en relación a los sentidos. Así pues, y siguiendo con nuestro ejemplo, cuando se haya rascado el ojo existirá una estrecha relación entre querer o no querer ver algo. ¿Y cómo diferenciar entre ambas opciones? Según el origen y dirección del rascado. Si con el movimiento ha parecido que se abría más el ojo es que está interesada en el tema, que “quiere ver más”. Si, por el contrario, se rasca el párpado dando la sensación de que se está cerrando el ojo, lo entenderemos como que quiere dejar de ver lo que le estamos mostrando.

¿Te parece que Íker Casillas se está abriendo o cerrando el ojo en 9:58? Aunque estamos analizando los gestos que realiza nuestro interlocutor mientras nos encontramos exponiendo también se pueden producir mientras habla la otra persona.

Lo mismo pasaría con otras partes de la cara como la oreja pero ¡cuidado! Interpretar estos gestos nos puede llevar a tomar conclusiones equivocadas. Quizás la persona tenga alguna irritación en la piel que le moleste y simplemente se esté aliviando el dolor. Por esto mismo, es muy importante, antes de tomar una conclusión con estos rápidos movimientos, comprobar que no es uno solo sino el conjunto de ellos quien indica la forma en la que está reaccionando la otra persona durante la negociación.

La visualización de los gestos que hemos explicado en este artículo es realmente sencilla de practicar en situaciones cotidianas del día a día y así, en la próxima negociación, seguro que os resulta más fácil interpretarlos.

One thought on “Cómo interpretar los gestos en una conversación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>